El blog d'en Joan Ferran

19.4.17

LOS MERCADERES DEL MIEDO





PEDRO SANCHEZ Y EL RECURSO DEL MIEDO 




Los del PSOE del siglo pasado están tan nerviosos como alarmados. Les inquieta la fuerza, la ilusión y la amplitud del movimiento que han generado las plataformas de apoyo a Pedro Sánchez. Saben que en ellas se aglutinan militantes del partido socialista, pero también jóvenes y votantes anónimos deseosos de cambios. No comprenden cómo sin escribas a sueldo, sin mecanismos institucionales ni apoyo de gigantes mediáticos, un candidato a la Secretaría General del socialismo español logra condensar a su favor tantas voluntades. Aun no entienden lo que sucede en el mundo exterior, en la calle. Siguen empeñados en despreciar el caudal de energía que diariamente se libera a favor de Sánchez a la espera de una nueva etapa. Hay quien sostiene -creencia que comparto- que en Europa y España estamos asistiendo al despertar de una nueva ciudadanía más activa y exigente. Una ciudadanía que quiere dar carpetazo al pasado e iniciar una nueva senda donde la coherencia y la palabra dada sean incuestionables. 

Los nervios han aflorado entre los beneficiarios de la inercia y la poltrona. Tanto es así que algunos barones han optado por jugar la carta del discurso del miedo. Desde su tronío ignoran que hace ya muchos años, Sigmund Freud, diferenció el miedo real del miedo neurótico. El ilustre austriaco reveló que ese miedo neurótico no tiene ninguna relación con un peligro existente sino con el subconsciente. Los atizadores del espantajo del miedo auguran -si vence Sánchez las primarias- el caos, el apocalipsis político y una deriva irresponsable hacia la radicalidad. Juegan sin rubor con el desasosiego; blanden los mismos argumentos que la derecha reaccionaria utiliza cuando teme perder hegemonía. No les importan las consecuencias del discurso catastrofista con tal de ganar un puñado de adhesiones. Cuentan para ello con poderosos aliados en las altas esferas del poder económico y mediático… Pero seamos claros: Si por radicalidad entienden recomponer el binomio democracia-justicia social, plantear una redistribución del tiempo de trabajo y de la riqueza, la persecución del fraude fiscal o meditar acerca de una posible renta mínima vital etc.… Pues sí, la propuesta quizás sea radical, roja y arriesgada pero es coherente con determinadas ideas. Otra cosa es seguir la senda que traza la derecha. ¿Acaso es aventurerismo asumir los mensajes del feminismo, el ecologismo sensato o el federalismo? Quizás, lo que temen los detractores de Pedro Sánchez, sea que el reposicionamiento estratégico de la socialdemocracia del siglo XXI les deje fuera de juego por trasnochados, o por haber olvidado qué sectores sociales se supone deben representar. 

Antonio Fraguas de Pablo, conocido como Forges, escribió una reflexión que viene al caso. Decía así: ‘La violencia es miedo de las ideas de los demás y poca fe en las propias’. Si algunos de los que están en liza carecen de fe en ideas propias, o las que conservan están periclitadas, es evidente que conviene el cambio…Y sin miedo ni violencia discursiva o verbal.

11.4.17

ENTRE RUFIANES ANDA EL JUEGO






EL SHOW DE 'BELEN RUFIAN'



 La contundencia y la dureza en la brega parlamentaria no tienen porque llevar implícita la grosería. Más bien al contrario. En política la dureza, cuando duele, es cuando se sirve fría, desapasionada, distante y cínica; cuando cae como un mazazo que quita el habla, obnubila la mirada y deja sin capacidad de reacción.

 La política espectáculo – más allá de Guy Debord y la Internacional Situacionista- nos ha ofrecido múltiples muestras de provocación e histrionismo. Unas simpáticas, sugerentes e incluso sensuales, como fue el caso de la actriz porno, Illona Staller (Cicciolina) que llegó a parlamentaria por el Partido Radical italiano. Otras simplemente chulescas, mediocres o chabacanas, como fue la ópera bufa de los Ruiz Mateo y los Gil y Gil. Los debates parlamentarios no pueden ni deben convertirse en un programa banal de entretenimiento, sin reglas del juego ni decoro. Bastante deteriorada está ya la imagen de la política para que la sometamos, aún más, a las ocurrencias de cuatro showmen pagados de sí mismos que se creen graciosos. El “interrogatorio” de Gabriel Rufián a Fernández Díaz y Daniel de Alfonso, no fue duro sino más bien maleducado, zafio y grosero. En lugar de escuchar, y ver en televisión, a un diputado independentista serio y convincente, contemplamos a un personaje híbrido y destemplado que bien podría haberse llamado Belén Rufián. El tono arrabalero del electo denigra el debate político y lo asemeja a un reality show al uso. La actitud del portavoz de Esquerra, en la comisión parlamentaria de investigación, casa poco con las citas poéticas que empleaba Carod Rovira en sus intervenciones, con las prolijas explicaciones de Joan Ridao, con los sermones de mosén Junqueras o el tono de pubilla educada que gasta Marta Rovira. No todo vale a la búsqueda de un titular. Mala imagen para los que, cuando se acabe la comedia del referéndum, aspiran a gobernar Cataluña de aquí unos meses y hoy vegetan de perfil.
 En el patio republicano alguien debería de poner orden antes de que sea demasiado tarde y el ejercicio de política termine siempre con una bronca de taberna.

4.4.17

SAN LAMBÁN Y SU PREDICA...









EL VENENO DE LOS SOCIALISTAS 



Lo dijo Bertolt Brecht y lo he leído infinidad de veces en las paredes de mi ciudad, en artículos de prensa e incluso tras las puertas de los retretes de la universidad. La frase: ‘no hay nada más parecido a un fascista que un burgués asustado’, sintetiza la mutación que se genera en el modo de pensar de determinados sectores sociales cuando temen perder privilegios. La frase tiene su enjundia. La sensación de inseguridad fue, y es para algunos, un espacio oscuro en el que se desarrollan instintivamente sentimientos abyectos.
 No lo expuso en su día el ilustre escritor alemán pero, en la actualidad, podríamos afirmar que no hay nada más parecido a un político conservador que un burócrata, con pasado progresista, que haya optado por un mimetismo pragmático respecto al establishment. El Comité Federal PSOE ha convocado unas elecciones primarias bajo la sospecha de que la Gestora socialista favorece la candidatura de Susana Díaz y entorpece la labor de los partidarios de Pedro Sánchez. Puede que ello sea cierto pero, a mi modesto entender, eso no sería lo más relevante de la estratagema. Lo realmente preocupante es que pretendan hacernos creer que lo que se dirime es tan solo la elección de un secretario/a general y poca cosa más. Yerran victimas del reduccionismo simplista y el miedo. La vieja guardia socialoficialista y sus epígonos están confundidos. Inseguros, temen la fuerza que emerge de las bases de un partido al que ellos mismos contribuyeron a adormecer en aras de un pragmatismo liquidador. Muchos de los dirigentes que asistieron a la liturgia concelebrada en IFEMA no han digerido aun los cambios sociales y tecnológicos de los últimos años y sus repercusiones en el pensamiento de la ciudadanía. Vegetan en sus cargos incapaces de ofrecer nada nuevo y singular. Proponen continuidad y más continuidad alimentándose de éxitos del pasado – que los hubo y muchos- pero sin respuesta a las nuevas exigencias de la sociedad. Son el PSOE del pasado y se confabulan contra todos aquellos que osan interrogarse sobre el rol futuro de la socialdemocracia. Escasos de propuestas no difunden proyectos y hablan tan solo de ‘ganar’ sin decirles a los ciudadanos para qué. Desde su campana de cristal ningunean el malestar social. Para ellos liderazgo es solo jerarquía, gesticulación y voz afectada para sobreactuar besando ancianos y niños al estilo de la vieja política. La discrepancia es veneno según San Lambán… Pero lo cierto es que el único veneno, la única pócima dañina, capaz de emponzoñar el socialismo hispano es la inercia, el conformismo y la negativa a repensar el futuro. Lo que se dirime, pues, en esas primarias de mayo es algo más que un nombre al frente de la secretaria general, es un combate entre lo nuevo y lo caduco. La ciudadanía exige cambios profundos en las formas de participación política. De poco o nada sirven los recuerdos. 
 Para concluir estos comentarios nada mejor que volver a Brecht cuando afirma: ‘Al rio que todo lo arranca lo llaman violento, pero nadie llama violento al lecho que lo oprime’.

19.3.17

MOVIDA DE BARONES Y JARRONES MING






SUSANA, LOS BARONES Y EL PRI 



Algunos mandamases del socialismo hispano siguen sin enterarse de qué va la película. Viven en la inopia. Quieren convencerse, y convencernos, de que las primarias que vienen son -sólo- para elegir uno/a entre tres. Craso error. Lo he escrito en anteriores ocasiones, lo que está en liza es algo más complejo que una elección de Secretario General. Se trata, ante todo, de optar entre una nueva senda o seguir vegetando y hundiéndose en aguas cenagosas, carentes de oxígeno. La placentera autosuficiencia de los acomodados les lleva a ignorar el cambio de atmósfera política que vive el país, a desconocer las nuevas inquietudes que emanan de la ciudadanía y de su propio partido. Creen que todo es como fue siempre y, en consecuencia, actúan como antaño. Son tan arcaicos como aburridos e incapaces de conectar con el pulso de la nueva sociedad. Temen a internet. Dicen, en su defensa, que el PSOE es el partido que mejor refleja la realidad española; media verdad ésta porque ‘su PSOE’ lo que refleja -en el mejor de los casos- es la sociedad española de los presidentes Zapatero o González, no la actual. De la crisis para acá ha llovido mucho; la ciudadanía ha evolucionado y desarrolla nuevos hábitos, otras exigencias, otras necesidades. La verticalidad jerárquica en los partidos políticos está denostada, las ansias de participar en la toma de decisiones va in crescendo, los dogmas se discuten, la libre opción se impone… Considero que Susana Díaz y sus barones están anticuados cuando perpetuán viejas tácticas y métodos para difundir propuestas o publicitar su candidatura. Hay paisaje más allá de los autocares rebosantes de militantes transportados y mítines edulcorados. Hablan y hablan de vencer, de ganar, pero no detallan para hacer qué. ¿Dónde está el contenido? 
Echan mano del poder institucional para alardear de fuerza y de anclajes sociales, como si ello sumara, obviando que la confianza en los políticos de coche oficial está por los suelos. 
 Cada vez que oigo a barones y apparátchiks pontificar a favor de la candidata de la Gestora me vienen a la mente los corridos mejicanos. Sí, verán: el modus operandi de cierta baronía socialista, con sus jarrones chinos incorporados, me recuerda al viejo PRI (Partido Revolucionario Institucional) del país azteca. Una formación política que orilló ideología y pensamiento para idolatrar la gestión tecnocrática y la perpetuación en el poder durante casi ochenta años. En este sentido les invito a contrastar las cosas. Observen, por ejemplo, el attrezzo de los distintos candidatos y sus supporters. No les extrañe en determinados eventos la ausencia de banderas rojas, puños y similares. Demasiada pasión para el gusto de algunos… ¡Ah! Y no se confundan, cuando vean una prenda multicolor agitada entusiásticamente por los aires, puede que sean los fajines de concejales y alcaldes que acuden a las llamadas de un Abel fugado del Paraíso Terrenal. Insisto, no se trata tan solo de seleccionar a uno entre tres. Tampoco de una lucha entre rojos radicales y sensatos socialdemócratas, como insinúan maliciosamente los eternos amoldados. Se trata de reinventarse y reorientarse colectivamente o languidecer entre imprecaciones al cielo y soflamas. 
Vocear: ¡Quiero ganar! ¡Tengo fuerza y ganas! No es suficiente carta de presentación ni envuelta dentro de una pieza de porcelana de la dinastía Ming.

15.3.17

@martapascal






MARTA PASCAL NECESITA PASCALES 


Tuve oportunidad de conocer y charlar con Marta Pascal con motivo de la presentación en sociedad de un libro de Ramón Miravitllas titulado: ’Els homes i les dones que tenien por del micro’. Marta se formó, políticamente hablando, en la escuela de las Juventudes Nacionalistas de CDC. Me pareció una persona sensata y cordial. De entre los de su peña me recordó la sonrisa, siempre amable, de Josep Rull. Instintivamente la ubiqué muy lejos del sectarismo que gastaba contra sus adversarios políticos Jordi Cuminal. 
 Hoy Marta Pascal ostenta la máxima responsabilidad ejecutiva en un partido que intenta romper con un pasado tan opaco como turbio. Su papel estrella en esta película no resulta fácil. Cada día aparecen nuevas sospechas, nuevos indicios, nuevas acusaciones y nuevas causas. La vieja guardia convergente no ayuda, se enroca. No ha asimilado que su tiempo ya pasó y que su aura no es ni luminosa ni pura, lleva impreso el estigma de la corrupción y mancha.

 Dicen que nadie –abiertamente- en el PDEcat ha exigido a Artur Mas que abandone la presidencia del partido, cierto; pero el intento de marcar distancias de los nuevos dirigentes no sirve de nada ante la contaminación manifiesta que encarnan aquellos que crecieron a la sombra del pujolismo. Pues bien, ha llegado la hora de la verdad para la señora Marta Pascal y los suyos. Ha llegado el momento de agradecer al expresidente Mas los servicios prestados -él lo hizo con Jordi Pujol- y mostrarle el camino de la jubilación forzosa por el bien de la causa. Artur Mas intenta seguir pedaleando, se revuelve ante las evidencias que insistentemente le acosan. Su gran problema existencial es que se alimenta de ‘el procés’. Sin él ya no puede ser nada… Marta Pascal -cargo obliga- ha de liderar una operación de despeje. Cada día que pasa, sin marcar diferencias claras entre el nuevo partido y la vieja CDC, es una muestra más de servidumbre a las inercias del pasado. Hace buenas las máximas lampedusianas para que todo siga igual. 
 Más allá de la dirigente del PDECat Pascal también es el nombre que se da, en recuerdo al inminente físico Blaise Pascal, a la unidad de presión del Sistema Internacional de Unidades. Se define el pascal como la presión que ejerce una fuerza de un newton sobre una superficie de un metro cuadrado. Si quiere hacer creíble el nuevo proyecto que lidera, nuestra contemporánea Pascal, tendrá que echarle al asunto muchos pascales. Está obligada a presionar, hasta la extenuación si es menester, para que la vieja guardia asuma responsabilidades y deje el camino expedito al nuevo partido. De no ser así la senda a la irrelevancia del PDECat está garantizada… y Junqueras feliz.

7.3.17

EL MÁS CANSINO DE LOS PROCESOS

                               
                                                     “PROCESISTAS” y PROCESIONARIAS


Ustedes me perdonarán pero los conceptos y las palabras disparan en la mente humana todo tipo de asociaciones, de imágenes e ideas. Algunas grotescas, lo confieso. Otras absolutamente surrealistas u obscenas sin necesidad de recurrir a pastillitas o tomar alcohol. Lo cierto es que estoy tan harto de los numeritos del ‘Procés’ que ya lo visualizo oníricamente como una cosa alargada, de longitud infinita, tonos oscuros y tenebroso. ¡Qué pesadez la televisiva! ¡Qué monotonía la de los escribas a sueldo! ¡Qué redundancia la de los tertulianos pagados de sí mismos o pagados por otros! 
 No sé ni cómo ni cuándo he llegado a asociar a la procesionaria del pino con algunos prohombres del ‘Procés’. No con todos claro. Los hay serios y respetables ¡Faltaría más! Me refiero sólo a esos que cuando abren la boca liberan la sandez en estado puro. Esos capaces de provocar artículos por doquier, como el de Xavier Rius en estas páginas y que llevaba por título: ’No tenen vergonya’. Cuando Jordi Turull suelta bilis e identifica la fiscalía con el 23F, me estremezco. Pienso: este tipo no sabe de lo que habla. Cuando Francesc Homs, con sonrisita sarcástica, suelta la máxima: “el Estado ha perdido”, llego a la conclusión de que no sabe qué es un Estado ni para que sirve. Cuando un colectivo político, como Junts pel Sí, juega a subvertir con malas artes y alevosía las reglas de juego parlamentario es que algo no va bien. Cuando unos mozalbetes, de familia bien, hablan de armar un ejército a la catalana no puedo más que -perdonen la expresión- descojonarme de risa. Estos ‘procesistas’ de vía estrecha -reconozco que he seleccionados los más frikis- sueltan dardos a diestro y siniestro sin ruborizarse, sin pensar las consecuencias de sus palabras y acciones. ¡Qué atrevida es la ignorancia!
 Pues bien, la otra procesionaria, la del pino, también actúa un poco así. Sus orugas, con un cuerpo cubierto de largos y apretados pelos urticantes, cuando se sienten amenazadas o importunadas sueltan pelillos al aire provocando alergias, irritaciones varias y urticaria a personas y animales. Luego van en fila, se suben al árbol y devienen una plaga… Las asociaciones mentales, a veces, son inescrutables.

Publicado en e-noticies.cat

5.3.17

EL FUTURO DEL SOCIALISMO HISPANO







PATXI Y PAÑOS CALIENTES 


En el seno del PSOE hay gente experta en cazuelas y bebedizos. Personas que, tras otear el horizonte y leer cuatro encuestas, han puesto en cuarentena una hipotética victoria de Susana Díaz en las primarias socialistas. Temen, además, que la popularidad e imagen de la presidenta se deteriore con la batalla que se avecina. Les preocupa el futuro político del socialismo andaluz y sus efectos a medio plazo sobre España. Observan, sorprendidos, la buena acogida que recibe Pedro Sánchez en su peregrinaje por la piel de toro. Afirman que la candidata ‘in pectore’ ha manejado mal los tiempos, que la Gestora no ha resuelto satisfactoriamente los temas pendientes… 
Se rumorea que, en ‘petit comitè’, invitan a la sultana a desistir en su empeño de liderar el socialismo hispano a la espera de tiempos mejores. Es tal la incertidumbre y el desconcierto que embarga a la baronía y sus jarrones que algunos de ellos ya se han apresurado a poner en circulación un plan B. Así las cosas, emerge la figura del veterano Patxi López como sucedáneo para susanistas y señuelo ‘unificador’ para pedristas no empedernidos. Incluso algún que otro articulista ya sea tomado la licencia de bautizar al bueno de Patxi con el sobrenombre de ‘El Pacificador’. Calma. Dicen que sólo quien posea la clave descifrara la verdad de esta movida, y es cierto.
 No obstante permítanme, aunque sea esquemáticamente, situar la cuestión en otras coordenadas. A saber: Lo que se ventila en el PSOE no es sólo la elección de un nuevo Secretario General. Es algo más profundo. El tema de fondo ha emergido con Sánchez pero estaba ahí, en latencia. Sánchez ha actuado como catalizador al igual que en el laborismo inglés, o en el socialismo francés, otros eventos han jugado idéntico rol acelerador. Las primarias no van a resolver las tribulaciones de la socialdemocracia española, servirán, si llegan a buen puerto, tan solo para adjudicar el liderazgo a uno de los candidatos. La operación Patxi es un paño caliente. El meollo de la cuestión radica en saber si el PSOE está dispuesto a abandonar las inercias que le atenazan y emprender una nueva ruta, o no. Tanto y tanto se ha pregonado que el centenario partido es un reflejo de la sociedad española que el relato se ha hecho realidad. El PSOE ha generado su 15M particular. Sus bases se desperezan y, en un intento de pasar página, intentan archivar un pasado de confiadas obediencias. En el socialismo español hay tanta hambre de participación y cambio como enojo por la defenestración de su secretario general. No estamos ante una radicalización superficial, pueril, gratuita y colorista como insinúa grotescamente Lambán y algún que otro medio de comunicación. Nada de eso y algo más. No sería nada razonable que el PSOE apostara por el inmediatismo, la respuesta puntual o la inercia. Nos hallamos ante un cambio de ciclo político y social que exige de la socialdemocracia nuevas políticas, otros métodos, otro relato. Pasó el tiempo de los paños calientes, llega la hora de arriesgar o seguir muriendo.

23.2.17





EL VIDEOCLIP DE SUSANA 

Hoy en día pocas cosas se les escapan a los medios de comunicación. Y menos a los grandes medios que han adoptado la vía digital para compensar la crisis manifiesta del papel. Visiono en El Periódico, no sin cierta perplejidad, un video hagiográfico dedicado a Susana Díaz. No acierto a comprender si la intención es demostrar sus habilidades como presidenta de Andalucía, como candidata a dirigir el PSOE o ambas cosas a la vez. Dicen que ha sido confeccionado por un grupo de fans y allegados pensando en matar dos pájaros de un tiro. Reconducir, por una parte, el deterioro de su imagen pública tras las recientes movilizaciones acaecidas en Andalucía; por otra, contrarrestar el protagonismo de Pedro Sánchez y Patxi López. En el videoclip Susana lo es todo. Es presidenta, hija, madre, líder, sacrificio y lealtad. En él derrocha simpatía, gracejo y proximidad al más puro estilo de la prensa del corazón; una miscelánea arcaica, un coctel, entre spot electoral y reportaje rosa… Perdónenme, pero creo que, tanto la protagonista como los autores del videoclip, no son conscientes del momento histórico que estamos viviendo, ni de las corrientes de fondo de nuestra sociedad. Nos hallamos en ese claroscuro -que definió Antonio Gramsci con maestría- entre un viejo mundo que muere y otro que empieza a nacer. Se está librando un combate entre las inercias del pasado y nuevas formas de pensar y participar. No se trata solo de un tema de personas y liderazgos sino de método, estilo, coherencia y dinámica. El viejo marketing está obsoleto, ya no sirve. Aunque nadie haya dado el pistoletazo de salida el proceso de primarias en el PSOE ya ha empezado. Algunos las viven como un episodio más, uno de tantos, en el que hay que echarle toda la carne al asador para conseguir el triunfo –según ellos- de lo ‘políticamente correcto’. Ahí vamos a encontrar el uso -y abuso- de los resortes orgánicos e institucionales que aún están en manos de los de siempre. El acto sufragado por Abel Caballero, hace pocas semanas, es un ejemplo de ello. La ofensiva mediática no ha hecho más que empezar. El futuro es impredecible, cierto. Lo viejo no se resigna a dejar paso a lo emergente, lo teme, lo acusa de irresponsable o temerario; va a vender cara su piel. Veremos pactos inexplicables, alineamientos contra natura, maniobras de distracción de todo tipo e incluso terceras vías que no serán tales. Lógico. Lo acomodado no quiere fenecer pero las nuevas dinámicas están ahí, han venido para quedarse. Las impulsan la gente corriente, esos que algunos llaman despectivamente: ‘las bases’.

14.2.17

DE LOS MENCHEVIQUES A SUSANA...







 Dicen los entendidos que en el Congreso de Vistalegre han ganado los partidarios de la radicalidad en detrimento de los posibilistas. Incluso hay quien se atreve a hacer paralelismos –por algo será- entre los inicios de la Revolución Rusa y la actualidad. A la palestra han vuelto términos y calificativos como mencheviques o bolcheviques aunque, a mi modesto entender y parafraseando a Lenin, lo que hay por ahí es mucho socialpatriota suelto. Si señores; a partir de hoy se admiten apuestas para adivinar cuánto tiempo van a sobrevivir en la nueva era los mencheviques, quien va a jugar el rol de Trotsky, quien el de Stalin. 

 Pero volvamos al presente. La victoria de Pablo Iglesias ha servido, al menos, para ubicar mejor tanto al PSOE como a Podemos. Ha dibujado el espacio político que deberá cultivar cada cual si pretende asaltar los cielos o gobernar España. En esta refriega Iñigo Errejón ha manifestado su vocación de hibrido transversal, mientras que, Iglesias, sigue creyéndose destinado a escribir – como hizo Vladimir- unas nuevas ‘Tesis de Abril’ para consumo televisivo.
 Dicen también que la vieja guardia del PSOE ha recibido con alborozo el triunfo de Pablo considerando que, el corrimiento a la izquierda de los morados, deja el camino libre y expedito para que Susana Díaz intente la toma de Ferraz. Opinan que ha llegado el momento en que el socialismo español asuma el reto de elaborar un relato de centro izquierda nuevo y transformador. Sostienen que el viraje a la derecha de Ciudadanos, y las formas agresivas de los podemitas, liberan espacios de centro progresista para conquistar y bla, bla, bla… Quizás sea cierto, no lo discuto, pero olvidan que el socialismo español actual es algo más que un mitin de alcaldes subvencionado y un pacto entre dirigentes autonómicos. Ya nadie está tocado por los dioses ni ungido en un sanedrín. En nuestro tiempo, más allá de los profesionales de la política, han entrado en escena los amateurs. Gentes que no tienen más amo que sus principios y su conciencia, gentes que desean hacer valer sus opiniones y participar en la toma de decisiones, que abominan del manipuleo. Permítanme la redundancia y la advertencia: en las bases del socialismo hay deseos de socializar el poder y huir de la tutela de aparatos y elites. La patente de centro izquierda socialdemócrata no pertenece a nadie, es de todos. Pero es un poco menos de los que, idolatrando el pragmatismo extremo, vendieron en su día la esencia del socialismo democrático

31.1.17

PEDRO: DEL PASADO HAY QUE HACER AÑICOS






No sé cuándo, ni cómo ni quién se va a llevar el gato al agua en las primarias del PSOE. Lo cierto es que Pedro Sánchez ha cogido la manta y se ha lanzado a recorrer las Españas de punta a punta con la guía Michelin. Recaló en Dos Hermanas y se dio un baño de multitudes no exento de una cierta épica y múltiples emociones. La reacción de sus adversarios no se ha hecho esperar. Maniobras y descalificaciones han aflorado hijas de un viejo automatismo liquidador. Las críticas que se le formulan van desde el comentario psicoanalítico, hasta una supuesta incapacidad para comprender el momento histórico que vive el país. Triste la cosa, pero real. Ni la experta en tautología, Susana Díaz, ni Patxi López han dicho nada al respecto, pero algunos lugartenientes han murmurado con malicia. Los escribas a sueldo también.
 Insisto, no sé quién va salir airoso de estas primarias ni qué futuro le espera al PSOE. No lo sé ni me atrevo a sospecharlo. Pero, puestos a repasar la realidad, creo que a Susana Díaz y compañía les convendría analizar las corrientes de fondo que se mueven tanto en el seno del socialismo español, como en la sociedad a nivel general. La época del ‘ordeno y mando’ toca a su fin. Tiene los días contados tanto en el PSOE, como en Podemos, como en el PDCAT o el PP… El manoseo de los viejos aparatos existe pero perdura oxidado, no tiene el poder de manipulación de antaño. Hoy todo se discute y se cuestiona. El caciquismo está de capa caída y la rebelión -a veces insensata, lo reconozco- está a la orden del día porque el hartazgo y la nausea que genera la traición pone en pie las conciencias. Me pregunto si los que están en la sala de máquinas de los partidos son conscientes de los cambios acaecidos en la mentalidad del ciudadano. 
 Yo no sé quién ganara las primarias, aunque intuyo que algunos acomodados en la política jugaran todas sus cartas para que venza lo ‘políticamente correcto’. Contarán para ello con apoyo logístico, apelarán a la sacrosanta responsabilidad, vaticinarán el apocalipsis, serán crueles. Tanto se esforzarán, que harán realidad la clasificación entre los de arriba y los de abajo. 
Amigos, ha llegado el momento en que preocupa tanto el cómo, como el quién. Sencillamente porque, en el ‘cómo’, también está la esencia ética de lo que se pretende defender.

23.1.17

ALÓ PRESIDENT PUIGDEMONT







TV3 LA CARGA EL DIMONI?

Algú va dir fa molts anys que les armes les carrega el dimoni i que la imprudència, o la inconsciència, del manipulador fa la resta. Sovint, més d’un despistat s’ha fotut un tret al peu o s’ha empassat una de 9 mil·límetres Parabellum.
 A la televisió catalana, la nit de diumenge, la gent de Junts pel Sí es va fer mal, van engolir ferro, va respirar pòlvora.. Les desgràcies mai venen soles. Si algú al PDECAT, o des de les columnes cedides de La Vanguardia, esperava veure triomfar a Carles Puigdemont assaborint les mels d’un ‘Aló Presidente’ a la catalana, s’ haurà vist frustrat. El President ho va passar força malament. 
De res serveixen a hores d’ara les piulades militants dels amics de la Marta Pascal, ni la indignació dels Agustí Colomines de torn, ni les queixes dels escribes a sou. Les coses son així. Les armes les carrega el dimoni i la televisió catalana la carrega no sabem ven be qui...o potser si. Els més papistes que el Papa son experts en l’art de la fabricació d’estats d’opinió, però darrerament la pifien bastant.

 El cert es que sobta veure al director de l Escola d’Administració Publica de Catalunya (EAPC), Agustí Colomines, acusant a la televisió catalana de fer un exercici de manipulació. O al cap de comunicació de Puigdemont,Joan Maria Piqué, dient que les preguntes del públic seleccionat no reflecteixen la ‘Catalunya real’. Fins i tot Pilar Rahola ha dit la seva al considerar estrany que una senyora preguntes en castellà... Mare de Deu! Precisament ella, a qui tv3 va donar llicència per ensabonar, massatge inclòs, a l’esposa del president en ‘prime time’...
 Però tranquils seguidors entusiastes del president que no vol continuar. Calma. No passa res greu. Les vostres queixes seran ateses puntualment. D’aquí un parell de dies sereu convenientment desagreujats. TV3 compensarà, amb escreix, els efectes nocius d’una transgressió involuntària provocada per un descregut que serà castigat com correspon.

Article també publicat a e-noticies.cat

19.1.17

EL 'SI QUIERO' DE SUSANA.......







TODO POR LA SUSI 



Prepárense. Nos van a taladrar con llamamientos a la responsabilidad, estampitas del pasado, popes y mensajes de santones jubilados. Nos van a decir que conviene reflexionar (sic), que las aventuras las carga el diablo y que, más allá del mundo real, solo existe la nada. Removerán Suresnes, la OTAN y loaran el pragmatismo de los germánicos. Lo harán por ella. Sí señores, los chicos del coro están a punto para actuar. Tocaran música de fondo, perfumaran el ambiente. Cuando Susana camine hacia el altar para pronunciar el ‘sí quiero’, rodeada de jazmines y granadas, el cielo se iluminara con las estrellas de siempre, de hoy y de mañana. Los prudentes, los conservadores, otearán el horizonte y apostarán por lo que consideren valores seguros, convertibles y perdurables. Otros -nunca se sabe lo que puede llegar a pasar- diversificarán, pero siempre dentro de los dogmas de la escolástica. Los viejos voceros predicarán como antes sin darse cuenta de que ese ‘antes’ ya no existe, que las arrugas de la experiencia pueden respetarse pero no necesariamente venerarse, que los jarrones son bellos pero frágiles. Y así, entre invitados selectos, pregoneros mediáticos y flores, Susana -cual sultana- avanzará hacia el altar para pronunciar, emocionada, el ‘sí quiero’. Un ‘sí quiero’ ansiado y esperado por su corte de serafines y querubines… 
Pero ¡Ah! Quizás los irredentos no callen, como antaño, cuando el oficiante de la liturgia pregunte si alguien tiene algo que objetar. Los partidarios de la lealtad y del amor puro nunca mueren; a veces incordian.
 Prepárense ustedes para lo peor si piensan criticar la ceremonia. Los santones acomodados les van a buscar las cosquillas, los maldecirán en arameo. Dirán que están al servicio del adversario –aunque este sea un argumento muy gastado- y que un idealismo loco de base asamblearia les ha convertido en casi traidores… No se preocupen. Ustedes a lo suyo y canturreando aquello de Dylan : The Times They are A-Changin.

17.1.17

OH! SUSANA...






YO, QUE SUSANA,NO ME PRESENTARÍA... 





Dicen los entendidos que una de las causas de la crisis de la socialdemocracia es no haber sabido ofrecer soluciones y respuestas eficaces, y convincentes, a los retos y problemas de nuestro tiempo. Dicen, también, que su complicidad con algunas de las recetas de la derecha le han restado credibilidad y que, de ahí, nace el desapego electoral de muchos de sus antiguos valedores. Quizás sea cierto, de no ser así no se comprendería la zozobra actual de los partidos socialistas europeos a nivel continental. El caso español no una excepción dentro de la tónica general, pero ofrece algunas singularidades al respecto. 

Las divergencias alrededor de la investidura de Mariano Rajoy han colocado al PSOE en una situación crítica, inimaginable hace solo algunos años. Existe peligro de fractura. Los referentes han cambiado y las exigencias de transparencia y participación de los afiliados también. Algunos- los más rancios e instalados- aun no han digerido que la pulsión política de este país ha mutado, que el Congreso ya no es el que era, que las dinámicas sociales son nuevas y que los partidos han eclosionado buscando otras formas de decidir. Si señores, la militancia de los partidos respeta sus respectivos jarrones chinos pero si, por un casual, se quiebran pasan de ellos. La burda defenestración de Pedro Sánchez provoco entre los electores y afiliados socialistas una ola de indignación sin precedente. Por doquier han emergido plataformas y grupos reclamando otra forma de gestionar los conflictos creados y las políticas a aplicar. La rebelión de las bases es un hecho constatable más allá de las preferencias de liderazgo. Ya nada volverá a ser como antes por mucho que los viejos aparatos lo intenten. 
Desconozco si Pedro Sánchez se presentara a las primarias o no. No creo que Patxi López sea un tapado ni que juegue con doblez. Tengo, en cambio, la certeza de que la ‘Susanofobia’ es un fenómeno real, por muchos padrinos con pedigrí que muestren los partidarios de la presidenta andaluza. La realidad es tozuda. Insisto: las cosas han cambiado y hoy el respaldo de los grandes popes lejos de sumar resta, genera la desconfianza del ‘más de lo mismo’. 
Creo que Susana Díaz es una excelente presidenta de Andalucía; ahora bien, antes de saltar al ruedo debería tomarle el pulso al PSOE – no solo a los que la lisonjean- porque hay hartazgo. El personal aspira a una nueva época sin zancadillas, trampa ni cartón. Más allá de esta introspección partidaria le aconsejaría, de paso, echar mano de los sondeos y comprobar si su valoración, en la España septentrional, es suficientemente positiva. En Cataluña seguro que no… Por todo ello y algunas cosas más...Yo, que Susana, no me presentaría.

13.1.17

PARA RESTAÑAR HERIDAS.....






SOBRE PROTOCOLOS Y GESTORAS 


Las gestoras en el socialismo hispano no son una novedad. Hace casi treinta y ocho años –en 1979- una gestora dirigió los destinos del PSOE a lo largo de más de cuatro meses hasta la celebración del congreso extraordinario que encumbro a Felipe González como secretario general del partido. Ahí empezó la senda que llevaría al socialismo español a vencer en las elecciones generales del 20 de octubre de 1982. Otras gestoras, en múltiples momentos y ámbitos, también han actuado como bote salvavidas en situaciones delicadas y complejas. La experiencia nos indica que, tras una etapa de interinidad, suele germinar una salida positiva. En aquellos tiempos, de transición y asentamiento de proyectos políticos, el cosmos socialista estaba tan pendiente de debatir acerca del marxismo y la lucha de clases, como marca definitoria de sus genes, que pasaban desapercibidas cuestiones de carácter interno tales como la participación del PSC en la dinámica del PSOE. Tanto era así que apenas levanto señales de alerta la adopción de un protocolo de unidad según el cual ‘el PSC en virtud de su soberanía, decide la participación en organismos representativos y decisorios comunes con el PSOE’… A partir de ese momento, y hasta nuestros días, el PSC ha estado presente y ha participado en los órganos de dirección del socialismo español. Los socialistas catalanes se vanaglorian de haber actuado siempre como un elemento puente, cohesionador de la sociedad civil en Cataluña. El balance de esta relación pactada ha sido, en el terreno electoral, altamente positivo para el socialismo español. Es evidente que los conflictos, contradicciones y disputas protagonizadas por los socialistas, a lo largo de los últimos meses, han colocado al PSOE en una situación de ‘fuera de juego’ difícil de digerir para sus militantes y electores. Sabido es que la dilatación en el tiempo de los problemas, lejos de zanjarlos, los agudiza. Las interinidades no son buenas por lo que tienen de indefinición, de provisionalidad. Las gestoras, por definición, deben apresurarse a encontrar a todos los niveles el camino de la normalidad. 
 Tras la votación de investidura de Mariano Rajoy uno de los asuntos polémicos de las relaciones PSC-PSOE es el amago de romper el protocolo de unidad suscrito hace casi cuarenta años. Eliminar lo que, hasta el día de hoy, ha funcionado correctamente sería un error. Un desencuentro puntual - en un momento excepcional de máxima tensión- interpretado con mirada reglamentista, sin ponderar aspectos emocionales y ambientales específicos seria una terrible equivocación. No se entendería un socialismo catalán desvinculado del español. No sería edificante, ni positivo, un socialismo español sin la sensibilidad especifica del PSC. Incluso podría ser interpretado como una jugada de escaso nivel moral para favorecer a no se sabe bien quién. 
Sea quien sea la persona que asuma la responsabilidad de liderar el PSOE ha de saber que la forma más idónea para restañar heridas no pasa por la eliminación de protocolos sino por la intensificación de los vínculos políticos. En este contexto sería de agradecer que la gestora que encabeza Javier Fernández, una vez marcadas las fechas congresuales, asumiera también como objetivo el dialogo acerca de las relaciones PSC-PSOE sin reproches ni ajustes de cuentas.

Articulo firmado por Celestino Corbacho y Joan Ferran en web el Periodico 

10.1.17

MANIFESTACIÓN DE POLICIAS DIA 17 DE ENERO






SOBRE LA POLICÍA 

Algunos radicales de tres al cuarto viven en otra época. Aun no han interiorizado la diferencia sustancial que hay entre los cuerpos de seguridad de un estado democrático y aquellos que son el brazo ejecutor de dictaduras y regímenes autoritarios. Estos antisistema de escaño parlamentario y poltrona municipal – para estar limpios de pecado institucional- deben bañarse cada día con el agua bendita de la radicalidad. Para ello nada mejor que arremeter, maldecir y desprestigiar la labor de las fuerzas de seguridad. Tanto da que sean de ámbito estatal, local o autonómico. Vilipendiar lo uniformado sale gratis, y más cuando los gobiernos en el poder esconden temerosos la cabeza bajo el ala. Los mandamases temen ser tildados de autoritarios o cómplices de decisiones judiciales con implicaciones políticas. Les tiembla el pulso. 

Muchos policías están hartos. Algunos incluso desmotivados ante tanta desprotección en el ejercicio de su labor. Se sienten institucionalmente desamparados, incomprendidos e incluso castigados. La situación es preocupante. No les voy a hablar en estas líneas de personajes como Garganté, ni de los líos del top manta, ni de los okupa de Can Vías o Gràcia, ni de concejales insumisos con el poder judicial… No, la lista sería muy larga. Simplemente les quiero hacer participes de una atmosfera enrarecida que perjudica, a mi entender, la convivencia ciudadana.

 Es por todo ello que uno comprende que la ‘Plataforma Profesional de Fuerzas y Cuerpos de la Seguridad del Estado’ –que cuenta entre sus miembros a sindicatos y asociaciones de policías de todo tipo- ha convocado para el próximo día 17 de enero una manifestación en Barcelona. Están hartos si señores, hartos de vivir bajo sospecha permanente. Reclaman respeto institucional y garantías jurídicas para realizar su trabajo dignamente. Lamentan la impunidad con la que actúan los antisistema amparándose en el sistema. Las policías de un estado democrático están sujetas a control político, normas y leyes. ¡Claro que sí! Pero su labor no puede quedar supeditada ni al capricho de los radicales ni a la tibieza de políticos pusilánimes. En Cataluña abundan los unos y los otros. 

Permítanme, para concluir, les recuerde aquella frase de Honoré de Balzac que decía: ‘Los gobiernos pasan, las sociedades mueren, la policía es eterna’. Y un servidor la quiere eternamente democrática.